domingo, 3 de junio de 2012

LA SIMULACION: UNA HERRAMIENTA DIDACTICA PARA EL ESTUDIO DE LA QUIMICA

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=KlVDxN_kNl4
LA SIMULACION: UNA HERRAMIENTA DIDACTICA PARA EL ESTUDIO DE LA QUIMICA

A la hora de abordar el currículo formativo de un alumno es preciso tener en cuenta de un modo especial las herramientas didácticas que se van a utilizar para completar las distintas etapas formativas. Una de estas herramientas es la “simulación”. La simulación es una forma de abordar el estudio de cualquier sistema dinámico real en el que sea factible poder contar con un modelo de comportamiento y en el que se puedan distinguir las variables y parámetros que lo caracterizan. El desarrollo de los medios informáticos en los últimos 20 años ha permitido un avance muy notable en las herramientas tanto software como hardware orientadas a esta disciplina. La simulación y el aprendizaje son dos conceptos muy unidos en el proceso educativo.
La simulación esta muy vinculada a la creación y comprensión de los fenómenos. El universo del que formamos parte, tanto en su vertiente natural como artificial está plagado de infinitos modelos que evolucionan en el tiempo (modelos dinámicos) de una manera continua o discreta (modelos continuos y modelos discretos).

Las simulaciones o animaciones pueden constituir visualizaciones concretas de modelos científicos. Un modelo una construcción humana abstracta utilizada para conocer, investigar, comunicar, enseñar. Es una entidad abstracta, una representación simplificada de un hecho, objeto, fenómeno, proceso, que concentra su atención en aspectos específicos del mismo, y tiene las funciones de describir, explicar y predecir. Y permite intervenir eficazmente sobre el sistema (Adúriz y Morales, 2002; Raviolo,
2009). En un sentido más restringido, un modelo es una herramienta de investigación, que se emplea para obtener información acerca del objeto de estudio el cual no puede ser observado o medido directamente (ej: átomo, molécula, estrella, dinosaurio, agujero negro). Tiene ciertas relaciones o correspondencias con el objeto de estudio que permiten al investigador derivar hipótesis del mismo. Pero, un modelo siempre difiere en ciertos aspectos del objeto. Dependiendo de los intereses de una investigación específica algunos aspectos del objeto son deliberadamente resaltados y otros son excluidos del modelo (Van Driel y Verloop, 1999).

La ciencia utiliza técnicas de simulación para manipular modelos con el objetivo de incrementar la comprensión de sistemas complejos. Las Tics pueden transformar la enseñanza de la misma forma que cambiaron la construcción de la ciencia, que transformaron la investigación científica, que modificaron las relaciones entre la experimentación y la teoría. Es fundamental diferenciar las visualizaciones del modelo y el modelo científico en sí. La visualización por sí sola no explica, describe, predice, ni permite intervenir eficazmente sobre el sistema.

En la enseñanza de la química las simulaciones facilitan la visualización de la dinámica de un proceso químico, mejorando la comprensión de los conceptos, por ejemplo a nivel molecular. Con ello, promueven que los estudiantes conecten más efectivamente entre sí las representaciones macroscópicas, simbólicas y microscópicas de los fenómenos químicos. Por ejemplo, ayudan a superar la imagen estática y en dos dimensiones que brindan los modelos representados en papel. Pero, las simulaciones no deberían reemplazar al trabajo experimental en ciencias, sino más bien ampliarlo y complementarlo con otras experiencias activas con ideas y problemas científicos.

La utilización de las simulaciones en la enseñanza de la química debería favorecer la
integración:
·         De los distintos niveles de representación de los fenómenos químicos: macro, micro (submicro o nanoscópico), simbólico y gráfico.
·         De los distintos momentos de enseñanza: teóricos, problemas y laboratorios. Relacionan teoría y práctica.

En este sentido, las simulaciones pueden ayudar especialmente en la integración de los aspectos teóricos y prácticos en un curso de química, especialmente en el nivel universitario en donde los distintos momentos de enseñanza pueden estar a cargo de diferentes personas. Brindando una discusión teórica y modelada de problemas y una explicación a experimentos realizados en laboratorio. Se pueden emplear antes o después del práctico de laboratorio.

No caben dudas de que las simulaciones y animaciones en la clase de química motivan a los alumnos. Dinamizan la clase de química, aunque el desafío más importante es generar actividades que fomenten aprendizajes conceptuales a partir de las simulaciones.
El trabajo frente a la computadora respeta los ritmos individuales de aprendizaje.

Aunque el docente debe planificar la articulación de los momentos individuales y grupales, que favorezcan la colaboración y el enriquecimiento.
Al emplearlas como tareas extra aula aumentan el tiempo que los alumnos están operando con contenidos de química.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada